ECVC junto a URDN, Bankwatch y Eco Action exigen que el Gobierno de Ucrania derogue esta ley y que garantice que cualquier proceso futuro esté sujeto a un debate justo, abierto y democrático, en el que se consulten las voces de los pequeños agricultorxs y de la sociedad civil.

 

 

 

20 de mayo de 2020, Bruselas

 

El 31 de marzo, en medio de la pandemia de la COVID-19, el gobierno ucraniano aprobó una histórica y potencialmente catastrófica ley de reforma agraria que amenaza el derecho a la tierra de los campesinos/as de uno de los países con más problemas de Europa. La ley levanta la prohibición histórica de permitir la venta de tierras agrícolas, facilitando la concentración y el acaparamiento de tierras, a pesar de la tremenda oposición a nivel nacional[1].  A raíz de las presiones ejercidas por el FMI y el Banco Mundial, las autoridades ucranianas abrieron el mercado de la tierra, aprovechando de la vulnerabilidad e impotencia de la población durante la crisis de la COVID-19. Las grandes empresas y los poderes oligárquicos preexistentes son los verdaderos beneficiarios de esta decisión, mientras que los derechos de los pequeños agricultores familiares y de los ciudadanos normales serán destruidos. ECVC, la Red de Desarrollo Rural de Ucrania (URDN, por sus siglas en inglés), Bankwatch y Eco Action denuncian esta situación y piden a la UE y a las instituciones de las Naciones Unidas que desempeñen su papel para garantizar que se haga justicia.

 

En un momento de desesperada necesidad y vulnerabilidad, las autoridades ucranianas, coaccionadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI)[2] y financiadas por el Banco Mundial[3], aprovecharon las medidas de la COVID-19 para impulsar su propio programa liberal y levantar la antigua prohibición de permitir la venta de tierras agrícolas en el país. Para un país como Ucrania —una democracia joven golpeada por la guerra y la pobreza, con considerables vulnerabilidades internas— el riesgo de que se produzcan disturbios económicos, sociales y políticos relacionados con la COVID-19 es enorme[4]. A finales de marzo, el Parlamento ucraniano celebró una sesión de emergencia para aprobar una ley, a petición del FMI, como requisito de su solicitud de ayuda financiera para responder ante la crisis de la COVID-19.

 

El impacto de esta decisión queda subrayado si se considera el porcentaje de la población ucraniana que está implicada en esta decisión. Según los datos de 2013[5], el 31.9% (14.54 millones) de la población vive en zonas rurales y el 23.1% de la población trabaja en la agricultura. Hace apenas unos meses, en diciembre de 2019, un campesino fue asesinado durante los enfrentamientos con la policía en las protestas contra el proyecto de reforma agraria[6]. En efecto, a pesar de las manifestaciones públicas masivas contra este controvertido proyecto de ley, las autoridades han aprovechado el momento en que los ciudadanos están confinados en sus casas y no pueden protestar para forzar su aprobación.

 

Sin embargo, la controversia de esta ley no se detiene ahí. Si se analiza el contenido con cierta profundidad, es evidente que la ley recientemente aprobada funcionará a favor de la industria en gran escala y de los poderes ya existentes, facilitando la concentración de tierras y el acaparamiento de tierras y privando a muchos pequeños campesinos y campesinas de un acceso justo a la tierra. Un ejemplo de ello son los supuestos derechos de prelación otorgados a los actuales usuarios de la tierra en el proyecto de ley. Estos derechos de prelación están, en teoría, diseñados para proteger a los actuales usuarios de las tierras agrícolas, dándoles prioridad para la compra. En realidad, es poco probable que los pequeños agricultores y agricultoras puedan reunir los fondos necesarios para comprar esas tierras, sobre todo teniendo en cuenta que las sesiones parlamentarias previstas para planificar los planes de ayuda para apoyarlos ya han sido canceladas o retrasadas.  Además, esos derechos de prelación son transferibles a cualquier otra persona, lo que deja una puerta de entrada para que personas y empresas poderosas adquieran los derechos de prelación para comprar grandes cantidades de tierras agrícolas, algo que perjudica gravemente y reduce la agricultura familiar en pequeña escala.

 

Tras la aprobación del proyecto de ley que pone en marcha la venta de tierras agrícolas, el ataque a los derechos de los campesinos y campesinas ucranianos a la tierra sigue en marcha. La fracción progubernamental del Parlamento ucraniano comenzó el estudio de otro proyecto de ley que aumenta la carga fiscal de los propietarios y propietarias y usuarios de tierras agrícolas. Si se aprueba, el nuevo proyecto de ley afectará principalmente a los pequeños propietarios y propietarias y a las explotaciones familiares campesinas con pequeñas parcelas de tierra. Esto obligará a los pequeños propietarios a vender sus tierras. Al mismo tiempo, el nuevo proyecto de ley permite que las grandes explotaciones agrícolas pertenecientes a empresas y las explotaciones agrícolas industriales mitiguen esa carga fiscal adicional.

 

En este contexto, denunciamos el carácter antidemocrático de la aprobación de esta ley por el Parlamento de Ucrania, así como el deplorable papel de las diversas instituciones financieras en este proceso. Estos actores están, en realidad, yendo en contra de los mejores intereses de la población para su propio beneficio. Exigimos que el Gobierno de Ucrania derogue esta ley y que garantice que cualquier proceso futuro esté sujeto a un debate justo, abierto y democrático, en el que se consulten las voces de los pequeños agricultores y de la sociedad civil.

 

Además, esta ley y el proceso por el cual fue aprobada es una clara violación de la Declaración de los Derechos de los Campesinos de la ONU y de la Declaración de los derechos campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales (UNDROP), que reconoce el derecho de los campesinos a la tierra. Por lo tanto, pedimos a los órganos pertinentes de las Naciones Unidas —como la FAO y el ACNUDH, así como al Relator Especial sobre el derecho a la alimentación— que faciliten un diálogo y un debate equitativos, como parte de su función de protección de los derechos humanos de la población rural, y de aplicar las Directrices voluntarias sobre la tenencia de la tierra (VGGT).

 

Asimismo, pedimos a la Delegación de la Unión Europea en Ucrania que también fomente el diálogo democrático con los pequeños propietarios como parte de este proceso. Dado que el Servicio Europeo de Acción Exterior identifica a Ucrania como «socio prioritario de la Unión Europea» y «apoya a Ucrania para asegurar un futuro estable, próspero y democrático a sus ciudadanos»[7], parece esencial que se muevan para actuar en este asunto.

 

Se trata de una cuestión urgente y crítica que puede configurar el paisaje de los sistemas agrícolas y alimentarios de Ucrania, así como repercutir en el paisaje agrícola más amplio, en los países de Europa oriental y más allá. En el contexto de la COVID-19, que sigue exponiendo la vulnerabilidad de nuestro actual sistema agrícola y de suministro de alimentos, debemos adoptar medidas inmediatas para evitar el acaparamiento y la concentración de tierras en Ucrania, a fin de evitar que se sigan poniendo los intereses industriales por encima del bienestar de los ciudadanos, y allanar el camino hacia un futuro más justo y sostenible.

 

Contactos:

Andoni García Arriola – Comité de Coordinación de ECVC: +34 636 451 569– ES, EUZ

Ramona Duminicioiu – Comité de Coordinación de ECVC: +40 746 337 022 – FR, ES, EN, RO

Olena Borodina – Directora ejecutiva de URDN: +380 682 713 468 – UA, RU, EN

 

 

 

EL COMUNICADO DE PRENSA ESTÁ DISPONIBLE EN PDF AQUÍ

 

 

 

[1] http://urdn.org/wp-content/uploads/2019/12/ANNOUNCEMENT.pdf
[2] https://www.euractiv.com/section/europe-s-east/news/ukraine-opens-up-land-market-in-bid-for-8-bln-imf-package/
[3] https://www.worldbank.org/en/news/opinion/2017/10/02/ukraine-can-boost-annual-output-us15-billion-with-land-reform y  https://www.worldbank.org/en/news/loans-credits/2019/05/24/ukraine-program-for-results-on-accelerating-private-investment-in-agriculture
[4] Enlace al documento creado por nuestros socios ucranianos: https://www.eurovia.org/wp-content/uploads/2020/05/Analysis-land-reform-in-Ukraine-URDN_EA.pdf
[5] http://www.fao.org/3/a-aq674e.pdf
[6] https://www.eurovia.org/es/no-es-un-dia-para-celebrar-ecvc-condena-que-muera-un-campesino-en-ucrania-mientras-protestaban-y-reivindicaban-sus-derechos/
[7] https://eeas.europa.eu/headquarters/headquarters-Homepage/4081/eu-ukraine-relations-factsheet_en