Reglamento europeo sobre las semillas:

La Comisión Europea organiza la contaminación de los campos con las semillas patentadas de la industria…


Martes 7 de mayo: Ayer por la mañana, la Comisión Europea ha adoptado una propuesta de reglamento para las semillas1, que ahora está en manos del Parlamento y el Consejo Europeos.


La Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC) denuncia este increíble regalo a las patentes y títulos de propiedad de la industria agroalimentaria, la agresión violenta que representa esta propuesta contra los derechos de los agricultores y de los horticultores aficionados, y el control burocrático reforzado, cuyo único resultado no puede ser otro que el de cargarse definitivamente la biodiversidad. El resultado que se ha obtenido es por lo tanto contrario a las razones invocadas por la Comisión para reformar la legislación existente, es decir, por la necesidad de la simplificación administrativa y de la protección de la biodiversidad.


« En esta proposición, la Comisión Europea deja bien abierta la puerta a la comercialización sin restricciones de las plantas patentadas. Estas últimas evidentemente se van a diseminar y van a contaminar todos los campos, sin distinción. El texto de ley está elaborado de tal manera que, sea el campesino que ha sido contaminado quien deba pagar una multa a la industria, como si él hubiera robado las semillas. A pesar de que esta última es quién debería soportar la carga de la descontaminación de los campos de los campesinos… Siendo aún más grave que la mayoría de estas plantas patentadas tienen OGM ocultos », dijo Andrea Ferrante, miembro del Comité de Coordinación de la ECVC.


Para facilitar aun más este proceso de apropiación de lo vivo por la industria2, los estados miembros podrán dar directamente la lista de todos los productores que resiembren una parte de su cosecha (las “semillas de reempleo”), recabada bajo el pretexto del control sanitario. De esta manera, podrán reclamar los royalties a los campesinos. Por primera vez, absolutamente todos los agricultores estarán controlados.


Sin embargo, el derecho de los agricultores para intercambiar sus semillas no puede estar limitado: representa una primera etapa obligatoria de la Soberanía Alimentaria, pero también es la primera condición para la existencia de los agricultores campesinos y ecológicos. Estos intercambios son indispensables para las selecciones campesinas, las cuales garantizan la renovación constante de la biodiversidad cultivada. Y solamente estas selecciones permitirán la adaptación local de las plantas a la extrema diversidad de territorios y a la variabilidad creciente de climas, sin recurrir exponencialmente a los fertilizantes y a los plaguicidas químicos.


« Se trata de un ataque directo, de una violencia sorprendente, contra los derechos de los agricultores y de las practicas que les han permitido alimentar hasta ahora a la población mundial y les permitirán hacerlo en el futuro. Obligándonos a pagar los costes de registro, de control o de royalties prohibitivos, tratan de forzarnos a abocarnos a las semillas de la industria, con la dependencia y el acompañamiento de productos químicos y fitosanitarios que estas últimas representan. Y será simplemente imposible que el ciudadano pueda comer sanamente », añadió Guy Kastler, responsable de la ECVC sobre las cuestiones ligadas a las semillas campesinas.


La Coordinadora Europea Vía Campesina solicita que el Parlamento y el Consejo Europeos modifiquen en profundidad esta propuesta, para definitivamente oponerse, contra las semillas patentadas y la apropiación de lo vivo por la industria y reafirmar los derechos de los campesinos a producir e intercambiar sus semillas.


Si por desgracia, se dejara la puerta abierta a las patentes de plantas, el conjunto de semillas será contaminado en los próximos años por los genes patentados, propiedad de un puñado de multinacionales.


Con lo cual, el Parlamento y el Consejo, y por consiguiente la Comisión, serían los responsables de la inseguridad alimentaria de los ciudadanos europeos en el futuro.


Contactos:

Andrea Ferrante, Comité de Coordinación de la ECVC (It, Fr, En, Es): +393480189221


Oficina de la ECVC (En, Fr, Es, It, De) : +3222173112