La Política Agrícola Común es el instrumento de la Unión Europea para gestionar la agricultura. Se creó en la posguerra para garantizar la seguridad alimentaria de Europa, aunque desde entonces ha habido muchos cambios. Hoy en día, la PAC recibe más de 30.000 millones de euros al año, es decir, el 38% del presupuesto de la UE.

 

La forma en que se gasta este dinero concierne a todos los ciudadanos de la UE, ya que es lo que determina nuestra dieta y las zonas rurales, afecta al contexto político más amplio y tiene un gran impacto en nuestra salud y bienestar. Permitir que los ciudadanos comprendan y se comprometan con las implicaciones de esta política es una parte fundamental para mejorar las conexiones entre agricultores y consumidores y desarrollar sistemas alimentarios locales verdaderamente sostenibles y más justos.

 

Por eso, ECVC ha elaborado una ficha sencilla e informativa sobre la PAC desde la perspectiva de los campesinos. Puede encontrarla aquí en versión PDF.