Analisis disponible en PDF aqui

 

Comunicado de prensa disponible en PDF aqui

 

En el contexto dramático de la situación en Ucrania, la Unión Europea ha visto una narrativa peligrosa de algunos actores que cuestionan la pertinencia de la estrategia de la granja a la mesa para asegurar la seguridad alimentaria en Europa. En un análisis realizado por campesinos de pequeña escala europeos, ECVC reafirma su apoyo a los objetivos del F2F y exige que se duplique el compromiso para dotar esta estrategia de los instrumentos de política pública y para facilitar la necesaria transición hacia modelos agrícolas y ganaderos más resilientes y menos dependientes de los insumos importados, especialmente en el contexto de la crisis en Ucrania.

 

Estamos viviendo tiempos dramáticos: miles de personas están muriendo, millones tienen su integridad en riesgo, y cientos de miles huyen en busca de refugio como consecuencia de la guerra en Ucrania motivada por la invasión de Rusia. Además, a estas alturas, es probable que los agricultores ucranianos no puedan sembrar este año y afirmamos nuestro apoyo a los afectados por los acontecimientos. La guerra está causando problemas alimentarios y energéticos en toda Europa. Esta situación requiere medidas extraordinarias para alimentar a las poblaciones, pero también un gran esfuerzo para reconstruir la soberanía alimentaria de Europa.

 

ECVC afirma que son los diez millones de campesinos europeos quienes garantizan la seguridad y soberanía alimentaria y un medio ambiente seguro, no la agricultura industrial. Detrás de esta crisis geopolítica, hay una crisis del clima, de la biodiversidad y de la tierra que también amenaza la soberanía y seguridad alimentaria de la población europea. No es posible dejar de lado todos estos problemas. Con respeto a la crisis en Ucrania y las consecuencias para la seguridad alimentaria, el problema no son los objetivos de la estrategia F2F, sino la falta de instrumentos y visión holística para hacer la transición necesaria y cambiar el paradigma de la agricultura y de la cadena de suministro de alimentos.

 

Por eso, ECVC explica la necesidad de atajar estos problemas a través de los instrumentos de política pública, la regulación de mercados y saliendo del dogma del libre comercio que ha destruido nuestra soberanía alimentaria y nuestro medio ambiente.

 

Desde el punto de vista de Fergal Anderson, miembro de ECVC y de la organización irlandesa Talamh Beo: “Queremos recordarle firmemente que el abandono de la estrategia F2F no contribuiría a resolver los enormes retos a los que se enfrenta la agricultura europea. Por el contrario, la guerra de Ucrania demuestra que nuestra dependencia de los fertilizantes sintéticos producidos a partir del gas ruso debilitaría nuestra soberanía alimentaria. Del mismo modo, la ganadería depende masivamente de las importaciones de cereales y oleaginosas.”

 

“Frente a estas fragilidades reveladas por la crisis actual, es necesario más que nunca apoyar un modelo agrícola basado en la complementariedad de la ganadería y los cultivos, ya que es la única forma de garantizar la fertilidad del suelo a largo plazo. Defendemos las políticas públicas de apoyo y la regulación de mercados para la transición hacia modelos agroecológicos más autónomos y resilientes.”

 

Para entender mejor la posición de ECVC y de los campesinos europeos sobre las consecuencias de la guerra de Ucrania para la soberanía alimentaria europea, se puede leer el artículo entero aquí.

 

Contactos

Morgan Ody, Comité de Coordinación ECVC – +33 626 97 76 43 – FR, EN, ES

Vitor Rodrigues – Comité de Coordinación ECVC: +35 196 646 80 55 – PT, ES, EN

Attila Szocs, Comité de Coordinación de ECVC – +40 771 405 819 – EN, RO