ECVC pide una revisión de la actual reforma de la PAC que responda a los nuevos escenarios sociales, económicos, políticos y medioambientales, y que cumpla con las necesidades de lxs campesinxs y la ciudadanía europea.

 

27 de mayo, Bruselas

 

La semana que viene la reforma de la PAC propuesta por la Comisión Europea cumplirá dos años de existencia. Para ECVC, es urgente revisar dicha propuesta, dado que la reforma actual no refleja las nuevas realidades de la sociedad, la pandemia de la COVID-19, la creciente preocupación por los problemas ambientales que llevaron a la creación del Pacto Verde y la estrategia «de la granja a la mesa». Esta demanda es mucho más importante, ya que la actual propuesta de reforma no se pondría en marcha hasta dentro de dos años, junto con la inseguridad e incoherencia de no tener aprobado en este momento el nuevo presupuesto de la PAC y con las nuevas propuestas económicas que presenta hoy la Comisión Europea. Por tanto, ECVC subraya que, en la revisión de la reforma, las instituciones deben garantizar el tiempo y la estabilidad necesarios para lxs agricultorxs; todo ello, a través de un reglamento de transición adecuado y que mantenga las ayudas actuales.

 

En el contexto actual, la importancia que adquieren lxs campesinxs de pequeña y mediana escala y lxs trabajadorxs rurales es cada vez más evidente. La crisis de la COVID-19 ha puesto en evidencia la gran fragilidad del sistema. El mundo entero ha visto las graves consecuencias y riesgos que genera la globalización y las políticas neoliberales, que incluyen la escasez de materiales básicos sanitarios, motivada por la deslocalización de la producción, la externalización de los costes de producción y la gran dependencia a las cadenas de producción globalizadas. Se percibe claramente la fragilidad de la UE y las grandes dificultades para dar una respuesta sanitaria, económica y social de forma coordinada ante esta crisis para todo la UE.

 

Como consecuencia, no tiene sentido mantener un calendario de reformas como si la situación fuese igual a la que experimentábamos hace dos años. La actual propuesta de la PAC no tiene en cuenta ni la situación, ni las nuevas exigencias derivadas de la crisis de la COVID-19, ni la propuesta sobre el Pacto Verde Europeo y tampoco la estrategia «de la granja a la mesa».

 

La agricultura y la alimentación en Europa no deben depender y estar supeditadas a sistemas alimentarios globalizados impuestos por los acuerdos de la OMC y Tratados de Libre Comercio. No se puede aceptar el riesgo de que a esta crisis sanitaria -o a cualquier crisis en el futuro- se le sume una crisis alimentaria. Este es el camino que se está recorriendo en la UE, un camino en el que se deslocaliza la producción de alimentos para convertirlos en una mercancía y no un derecho básico para toda la población.

 

Europa externaliza los costes de una alimentación barata, malsana y de graves consecuencias medioambientales y sociales a muchas partes del mundo. Todo ello también causa impactos en la UE, ya que se crea una competencia o dumping social, sanitario y medioambiental hacia los agricultores en la UE. Además, provocan el desarrollo de la agricultura industrial y la pérdida de millones de pequeños y medianos agricultores, que son los que garantizan la seguridad, la soberanía alimentaria y la vida en el medio rural.

 

La reforma actual de la PAC, realizada hace dos años, debilita disponer de una Política Agraria y Alimentaria fuerte en la UE. Asimismo, esta tampoco es capaz de cumplir ni los objetivos originales de la PAC, ni los nueve objetivos que se identifican en la nueva propuesta. Para poder cumplirlos, se requieren políticas coherentes en todos los ámbitos de la UE: Económico, Comercio, Agricultura y Alimentación, Medioambiente y Políticas Sociales. Sin embargo, cuando se redactó la propuesta, el Pacto Verde y la estrategia «de la granja a la mesa» ni existieron, y mucho menos se encuentran reflejados en su contenido.

 

ECVC pide medidas claras y concretas dentro de la revisión de la reforma de la PAC. Aquí,  se pueden leer todas las exigencias sobre cómo integrar en la PAC a todxs lxs campesinxs de pequeña y media escala:

 

  • Basar la reforma de la PAC en los principios de la Soberanía Alimentaria (capacidad de decidir sobre las políticas agrarias y alimentarias), cuya base sean millones de pequeños y medianos campesinxs que utilicen modelos de agricultura y alimentación sanos, sostenibles y democráticos. De esta forma, también se abordará la pérdida de seguridad alimentaria causada por el sistema actual.
  • Detener las negociaciones de nuevos Tratados de Libre Comercio.
  • Fortalecer la gestión y regulación del mercado interno común y el modelo de producción dentro de la PAC, para poner fin a la deslocalización de la producción de alimentos a aquellos países que lo realicen de manera más barata y sin que importe cómo se producen o cuáles serían las graves consecuencias sanitarias, medioambientales y sociales que se generan en dichos países y en la propia UE.
  • Crear una PAC más justa y más solidaria, y poner fin a la competencia o dumping social, sanitario y medioambiental hacia los agricultores en la UE que provocan el desarrollo de la agricultura industrial y la pérdida de millones de pequeños y medianos agricultores.
  • Crear una PAC y toda una cadena alimentaria ambientalmente sostenible y democrática, con políticas coherentes que permitan cumplir con el objetivo del Pacto Verde de la Comisión.
  • Acercar a lxs agricultorxs y lxs consumidorxs y reubicar el consumo de alimentos, cuyo fin será el de priorizar las necesidades de lxs agricultorxs y la ciudanía antes que los beneficios de las transnacionales, los acuerdos de la OMC y los Tratados de Libre Comercio.
  • Proteger los derechos de los trabajadores agrícolas y vincular los apoyos a lxs produtorxs al cumplimiento de estos derechos.

 

Contactos:

 

Alessandra Turco – Comité de Coordinación de ECVC: + 39 347 642 7170– IT, ES, FR

José Miguel Pacheco – Comité de Coordinación de ECVC: +351 918736441 – ES, PT

Alisha Sesum – Responsable de Comunicación de ECVC: +44 7557537289 – EN, ES, FR