PDF disponible aqui

 

ECVC se solidariza con Elsa Nury Martínez, presidenta de FENSUAGRO en Colombia y miembro de la Comisión de Coordinación Internacional de La Via Campesina, ante las amenazas de muerte recibidas el pasado 3 de noviembre contra ella y su familia, por parte del grupo paramilitar Águilas Negras – Bloque Capital, en las que se les conminaba a abandonar su territorio.

 

Este hecho se suma a una serie de violaciones de los derechos humanos cometidas contra esta organización campesina, tales como amenazas, hostigamientos, desapariciones forzadas, desplazamientos y homicidios.  Ni el Estado colombiano ni la Comunidad Internacional están garantizando la seguridad y la vida de los dirigentes campesinos, indígenas y sociales en Colombia, tal y como acordaron en los Acuerdos de Paz firmados entre el gobierno colombiano y las FARC el pasado 24 de noviembre de 2016. Desde esa fecha 251 líderes y lideresas sociales han sido asesinados en Colombia por paramilitares, de los cuales 38 pertenecían a FENSUAGRO.

 

La región europea de La Vía Campesina (ECVC) rechaza y denuncia estos graves atentados contra la vida y los derechos fundamentales de las personas que están luchando por los derechos de los campesinos en Colombia. Además, exige al gobierno colombiano, en la persona de su presidente Iván Duque Márquez, que se investiguen estos hechos y que se tomen, de manera urgente, medidas de protección eficaces para Elsa Nury Martínez y el resto de dirigentes campesinos y sociales amenazados y hostigados por los grupos paramilitares.

 

De la misma manera exigimos a las NNUU, y en especial a la UE y a sus Estados miembros que, en su calidad de garantes y acompañantes de la implementación de los Acuerdos de Paz de la Habana, actúen de manera inmediata con el fin de que el gobierno colombiano cumpla con su responsabilidad de proteger a los líderes campesinos y sociales amenazados, y de que se respeten todos los compromisos establecidos en dichos Acuerdos.

 

Asimismo, pedimos a las organizaciones europeas de la sociedad civil que pongan de relieve la gravedad de esta situación con relación al Proceso de Paz en Colombia, y que presionen a las instituciones nacionales e internacionales para que reaccionen en consecuencia.  Se requiere una acción drástica para proteger a los defensores de los derechos humanos y la comunidad internacional debe intervenir para garantizar la vigilancia, el seguimiento y el apoyo necesarios para detener esta masacre.

 

Contactos:

Federico Pacheco –Comité de Coordinación de ECVC: +34 690 651 046– ES, FR

Paula Gioia – Comité de Coordinación de ECVC: +49 178 139 0024 – PT, ES, EN, DE