ECVC expresa su solidaridad con las acciones llevadas a cabo en estos días por el sindicato italiano de l*s trabajador*s de la USB. Estas acciones están relacionadas con la situación de l*s trabajador*s de la tierra y de tod*s l*s trabajador*s afectad*s por la crisis de la pandemia en Italia.

 

En Italia, USB ha apoyado con sus movilizaciones la situación drástica de est*s trabajador*s de la tierra y de tod*s l*s trabajador*s afectad*s por la crisis de la pandemia; y, todavía, sigue esperando respuestas de un gobierno que se comprometió a satisfacer principalmente las necesidades de las empresas.

 

En estos días, con motivo de la celebración de los Estados Generales buscados por el Gobierno italiano, la USB ha organizado varias protestas en apoyo de l*s trabajador*s agrícolas y otr*s, incluida una huelga de hambre de uno de sus miembros.

 

Estas protestas dieron lugar a una reunión con el Gobierno italiano. USB recordó a Mohamed Ben Ali, quemado vivo en Borgo Mezzanone en el campo de Foggia, y a Adnan Siddique, asesinado en Caltanissetta porque luchaba por los derechos y la dignidad de l*s trabajador*s agrícolas.

 

Las peticiones hechas en la reunión con el Primer Ministro italiano fueron:

 

·         reforma de la Hacienda Pública con la reintroducción de tasas progresivas a medida que crecen los activos, unos activos progresivos de más de 500 000 euros;

·         aumento de los salarios y las pensiones para impulsar la demanda y, por tanto, el crecimiento;

·         reducción del tiempo de trabajo por el mismo salario;

·         173 000 millones de dólares para un gran plan de contratación de jóvenes que trabajarán en la protección del territorio y del medio ambiente;

·         ingresos incondicionales para l*s desemplead*s, estacionales y ocasionales;

·         una regularización real de l*s migrantes y un fuerte contraste con las empresas y la explotación de l*s invisibles en la agricultura;

·         plan para identificar los edificios que se convertirán y se utilizarán para viviendas públicas sin necesidad de consumir más tierras agrícolas;

·         adquisición de las viviendas vacías y bloqueo de los desalojos;

·         detener las grandes obras.

 

ECVC quiere expresar su solidaridad con el sindicato USB y su plataforma de reventa que de acuerdo con las demandas de defensa de los derechos de l*s trabajador*s agrícolas enviadas por ECVC y sus aliad*s el 30 de Avril en una carta abierta a las instituciones europeas.

 

Como organizaciones europeas de agricultores y trabajador*s agrícolas, creemos que, ante las tendencias autoritarias y el control del mercado y de las grandes sociedades sobre nuestras vidas, nos encontramos ante una oportunidad histórica de reconstruir nuestras sociedades a partir de otro modelo agrícola, socioeconómico y cultural: un modelo anclado en los derechos humanos y la sostenibilidad del planeta, en el que la integración, el respeto y el papel central de l*s trabajador*s rurales y l*s migrantes es fundamental, tal y como se reconoce en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de l*s campesin*s y otr*s trabajador*s de las zonas rurales.

 

 

Este artículo también está disponible en: Francés