Una oportunidad para lograr la soberanía alimentaria

 

Disponible en PDF

 

El Secretariado Operativo Internacional de La Vía Campesina, movimiento global que representa alrededor de 200 millones de campesinos en todo el mundo, se trasladó esta semana a Bagnolet (Francia), acogido por la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC) y su organización miembro La Confédération paysanne, de acuerdo con el principio de rotación geográfica entre los continentes.

 

Con esto, Morgan Ody, productor de hortalizas de Bretaña, asume la Coordinación General de La Vía Campesina trasmitido por Elizabeth Mpofu de África. En el contexto de la actual crisis climática, de biodiversidad y de recursos, esta responsabilidad es una oportunidad para mostrar cómo la defensa de la agricultura campesina y la soberanía alimentaria es esencial para promover la justicia climática, económica y social y establecer cadenas alimentarias justas y sostenibles.

 

Durante los últimos 25 años, los pequeños y medianos agricultores del movimiento de La Via Campesina han luchado por los derechos de los campesinos, la reforma agraria y la soberanía alimentaria; es decir, el derecho de los pueblos a decidir cómo y quién produce los alimentos. Han trabajado incansablemente para alimentar a la población y garantizar que las generaciones pasadas, presentes y futuras dispongan de alimentos sanos, frescos y culturalmente apropiados.

 

Sin embargo, estos agricultores sufren ataques constantes. Las soluciones agroecológicas de bajo impacto que ofrecen frente a los problemas climáticos y alimentarios no solamente se ignoran, sino que son destruidas activamente por políticas incoherentes, monopolios industriales y el capitalismo neoliberal. Siguiendo su lucha contra la agricultura industrial y el poder de las transnacionales, las organizaciones que forman parte de la ECVC están comprometidas y decididas a defender la agricultura campesina, en solidaridad con todos los miembros de La Via Campesina durante los próximos ocho años.

 

Actualmente, el mundo se encuentra en un momento crucial y, en este contexto, la llegada a Europa de la secretaría de un movimiento mundial tan fuertemente comprometido con la agroecología y la soberanía alimentaria es una oportunidad para garantizar que las soluciones verdaderamente sostenibles de los pequeños agricultores se vean reflejadas en las políticas internacionales, europeas y nacionales.

 

Como comentó Morgan Ody durante la ceremonia de transición de la Secretaría, celebrada en Bagnolet el 30 de noviembre de 2021, los campesinos son la clave para construir un futuro basado en la justicia social: precios justos para los productos agrícolas, y salarios justos para los trabajadores rurales, una armonía con el medio ambiente, la solidaridad internacional, la igualdad y la dignidad. “Nosotros, los campesinos, los pueblos indígenas, las mujeres rurales, los trabajadores agrícolas, los jóvenes de nuestras zonas rurales, producimos reactivando la biodiversidad y emitiendo muy pocos gases de efecto invernadero. La agricultura y la ganadería mixta, como el pastoreo o la agroforestería tradicional, son modelos de ahorro energético, de captura de carbono y de mantenimiento de entornos ricos en diversidad silvestre y cultivada. Así, con nuestros conocimientos y habilidades, la agricultura campesina da alimentos a más del 70% de la población mundial con menos del 30% de los recursos de producción. [2]”

 

 

En concreto, para la ECVC, la presencia de La Via Campesina en Francia y en Europa reforzará el movimiento a favor de una agricultura más social y medioambiental que se aplicará en el marco de las Estrategias de la Granja a la Mesa y de Biodiversidad, del Pacto Verde europeo y de los planes estratégicos nacionales de la PAC. La ECVC lleva mucho tiempo reclamando a las instituciones europeas que utilicen herramientas y políticas que estén a la altura de los objetivos descritos en estas políticas. También espera que la llegada de la secretaría a nuestra región aumente la presión sobre las instituciones, pongan fin a los acuerdos de libre comercio, apliquen una regulación del mercado que garantice precios justos, mantengan y apliquen la actual regulación de los transgénicos y garanticen el acceso a la tierra de los pequeños agricultores.

 

De manera universal, unidos por su visión de la soberanía alimentaria, las regiones y los miembros de La Vía Campesina seguirán trabajando para que se respeten los derechos humanos de todos los que viven y trabajan en las zonas rurales, por el bien del planeta y de su población.

 

Contactos

Morgan Ody, Coordinadora General de LVC – +33 626 97 76 43 – FR, EN

Solenne Garin, personal de comunicación, La Vía Campesina Internacional, solenne.garin@viacampesina.org, +33 610 04 83 69 – EN, FR, ES

Alisha Sesum, personal de comunicación, Coordinación Europea Vía Campesina, alisha@eurovia.org, +447557537289 – EN, ES, FR

Caroline Nugues, personal de comunicación, La Confédération paysanne, cnugues@confederationpaysanne.fr, +33 06 95 29 80 78 – FR, EN

 

Notas

[1] Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales

[2] ¿Quién nos alimentará? Grupo ETC, 2017