A:

Vicepresidente Ejecutivo Frans Timmermans

Comisaria Stella Kyriakides

Comisario Janusz Wojciechowski

Comisario Virginijus Sinkevičius

 

Estimado Vicepresidente Ejecutivo,

Queridos comisarios,

 

El 17 de abril de 2020, celebramos el Día Internacional de la Lucha Campesina. En el contexto de la COVID-19, se ha expuesto una vez más la vulnerabilidad del sistema alimentario globalizado actual (dominado por la agricultura industrial) y los peligros que plantea para todas las formas de vida. Un factor a tener en cuenta, es que debemos aprender de esta crisis y dedicar tiempo a la construcción de sistemas alimentarios diversos, resistentes y locales y territoriales. En este contexto, la Coordinadora Europea Via Campesina (ECVC) y sus organizaciones miembros, junto con URGENCI, la Red Europea de Pastores (ESN), FIAN y Amigos de la Tierra Europa (FoEE), como parte del Movimiento por la Soberanía Alimentaria de Nyéléni en Europa y Asia Central (Nyéléni ECA), quieren enviar un mensaje claro: los campesinos y los pequeños y medianos productores de alimentos son necesarios para garantizar la soberanía alimentaria. En estos tiempos de crisis, más que nunca, continúan produciendo alimentos y alimentando a las personas, garantizando el suministro de alimentos a nivel nacional y regional. Los campesinos de toda Europa forman parte de una gran red desarrollada. Estas comunidades han alimentado al planeta durante generaciones y han utilizado los conocimientos, la experiencia y las competencias que han desarrollado a lo largo de sus vidas. Sin embargo, en este momento, están siendo ignorados y maltratados. Hoy en día, muchos de ellos están tomando medidas para tratar de cambiar esto, y, por ello, les instamos a que presten atención a cómo y por qué ustedes, como responsables de la toma de decisiones, tienen la responsabilidad de empezar a escuchar sus voces.

 

A nivel europeo, muchas políticas de la UE contradicen e impiden los objetivos establecidos por la propia UE. Europa está sometida a los intereses de la globalización y los mercados internacionales. El Pacto Verde se yuxtapone a la continua negociación de TLC, lo que supone contrarrestar cualquier intención realista y creíble de lograr la neutralidad climática. La UE ha prometido no dejar a nadie atrás en sus reformas y transiciones, pero no tiene en cuenta la condicionalidad social de la PAC que garantice salarios y condiciones dignas para las trabajadoras rurales asalariadas, en gran parte migrantes. Esta se ha comprometido a producir alimentos de manera sostenible, pero se niega a garantizar que los agricultores obtengan precios justos, debido a la falta de regulación del mercado y de los precios. La justicia alimentaria para los consumidores tampoco es una realidad, por lo que es necesario hacer mucho más hincapié en el apoyo al acceso a alimentos frescos, nutritivos y cultivados de forma agroecológica para todos, incluidas las poblaciones socialmente marginadas y vulnerables. Al centrarse en prioridades pequeñas y específicas en cada área, la Unión Europea es incapaz de observar el panorama general y de afrontar sus objetivos de manera holística y universal. En cambio, escucha a los que son capaces de gritar más fuerte: las empresas multinacionales e industriales. La voz campesina de aquellos que viven la realidad de las políticas de la UE todos los días es oprimida por los intereses privados centrados en el beneficio. Estas políticas destruyen miles y miles de pequeñas explotaciones agrícolas, lo que pone en peligro la seguridad alimentaria de toda la población.

 

Actualmente, la UE no está cumpliendo con su responsabilidad de proteger e impulsar estos intereses privados con sus ciudadanos, consumidores, productores de pequeña y mediana escala y agricultores familiares campesinos y trabajadores rurales. Por ello, ha establecido objetivos ambiciosos que requieren cambios radicales y sistemáticos en las políticas y prioridades, pero no parece estar dispuesta a realizar esos cambios. En cambio, permite obtener beneficios a corto plazo para poner en peligro la salud y el bienestar de miles de millones de personas en todo el mundo y amenazar el futuro mismo del planeta.

 

Por tanto, hacemos las siguientes peticiones a las Instituciones, con la esperanza de que estén preparadas para actuar en lo concerniente a las prioridades que ellas mismas han destacado:

 

  1. Establecer un proceso de respuesta de la UE ante la COVID-19 que incluya a representantes de las organizaciones de agricultores europeos, en particular a los pequeños y medianos productores (campesinos, pastores, pescadores, etc.).
  2. Implementación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales (UNDROP).
  3. Utilizar la implementación del Pacto Verde y de las estrategias de la Granja a la Mesa y de biodiversidad para garantizar la soberanía y la seguridad alimentaria de las poblaciones europeas de la forma más local posible, y proporcionar alimentos de buena calidad, sanos, nutritivos y frescos para todos, garantizando la justicia alimentaria en un marco de justicia económica, social y cultural.
  4. Una reforma coherente de la PAC que facilite los mercados agrícolas locales y garantice a los pequeños agricultores unos ingresos estables y decentes.
  5. Una política agraria, laboral y social que garantice salarios y condiciones dignas para los trabajadores rurales, evitando abusos y despidos. También, pedimos con especial interés, unas medidas adecuadas para los trabajadores temporeros en paro y las personas migrantes, desplazadas, con problemas documentales o residentes en asentamientos precarios.
  6. La resolución de las incoherencias y contradicciones de la política de la UE, incluido el fin de los TLC.
  7. Poner fin a todos los intentos de desregular los OMG, incluidas las nuevas técnicas genómicas, con la aplicación estricta de la actual legislación de la UE sobre OMG y la prohibición de las patentes sobre plantas y animales.
  8. Garantizar el acceso justo a la tierra para los campesinos de pequeña escala y la agroecología, mediante la elaboración y aplicación de una directiva de la UE sobre la tierra y las formas sociales y ecológicas de usos de la tierra.
  9. Difusión de la voz de la Sociedad Civil en los organismos e instituciones internacionales, como los debates de la FAO sobre sistemas alimentarios sostenibles, nutrición y agroecología.

 

Para garantizar verdaderamente que se respeten los derechos de los campesinos, los pastores, los productores de alimentos en pequeña y mediana escala y los ciudadanos, los gobiernos locales, nacionales y regionales también tienen la responsabilidad de aplicar políticas y regulaciones para facilitar estos objetivos. Deben mostrar a aquellos que se encuentran más arriba en la cadena, que hay un deseo y una iniciativa reales para lograr nuestros objetivos y aplicar nuestras demandas.

 

Los resultados reales necesitan un cambio real y en este punto crítico de la historia, nos estamos quedando sin tiempo y sin opciones. Los campesinos y los productores de alimentos en pequeña escala proporcionan una forma inmediata de alimentar al planeta de manera sostenible, puesto que utilizan métodos que ayudan a mitigar el cambio climático. Estos métodos proporcionan más empleo en las zonas rurales y protegen la diversidad de nuestro planeta y de la sociedad. Nos encontramos en una encrucijada que determinará el futuro de cada uno de los individuos del planeta, y por ello, instamos a los responsables de dirigirnos a que dejen que los campesinos y los pequeños productores de alimentos les guíen por el camino que tan bien conocen, a fin de lograr estos objetivos: La vía campesina, el camino campesino.

 

Signatarios

 

ORGANIZACIONES REGIONALES-INTERNACIONALES

 

ECVC – Coordinadora Europea Vía Campesina

 

Nyéléni ECA- Movimiento por la Soberanía Alimentaria en Europa y Asia Central de Nyéléni

 

ESN – Europeans Shepherds Network/Red Europea de Pastores

 

WAMIP – World Alliance of Mobile Indigenous People (Alianza Mundial de Poblaciones Indígenas Móviles)

 

WFFP – Foro Mundial de Pueblos Pescadores

 

URGENCI – International Network of Community Supported Agriculture (la Red Internacional de Agricultura con Apoyo Comunitario)

 

Nyéléni.de

 

Sami Heritage and Development Fund (miembro del Foro Aborigen)

 

CSIPN – Center for Support of Indigenous Peoples of the North (Centro de Apoyo a los Pueblos Indígenas del Norte)

 

FoEE – Friends of the Earth Europe (Amigos de la Tierra Europa)

 

FIAN Internacional

 

TNI – Transnacional ınstitute

 

CEO- Corporate Europe Observatory

 

Action Aid

 

Slow Food Europe

 

Fair Trade Advocacy Office

 

Organizadores de la Iniciativa Ciudadana Europea “Salvar a las abejas y a los agricultores”

 

ORGANIZACIONES NACIONALES

 

ACTUAR, Portugal

 

Oficinas de FIAN (Alemania, Austria, Portugal, Suecia)

 

MATM, Bélgica

 

GAIA-Grupo de Acción e Intervención Ambiental, Portugal

 

Welthaus Graz, Austria

 

Realimentar, Portugal

 

Le Réseau des GASAP, Bélgica

 

Rencontre des Continents, Bélgica

 

ANP | WWF Portugal

 

Voedsel Anders Nederland, Países Bajos

 

Ecologistas en Acción, Estado de España

 

Asociación local de sindicatos públicos de pueblos indígenas del Norte

 

La Asociación para la Defensa de los Derechos de los Agricultores, AFRD, Georgia

 

Schola Campesina, Italia

 

Zan va Zamin, Tayikistán

 

Agroecology in Action, Bélgica

 

Agroecopolis, Grecia

 

ACADEMIA

 

Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (ISEC) – Universidad de Córdoba

 

Michel Pimbert, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Priscilla Claeys, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Barbara Van Dyck, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Colin Anderson, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Chris Maughan, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Jessica Milgroom, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Janneke Bruil, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Georges Felix, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Joshua Brem-Wilson, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Priscilla Claeys, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Csilla Kiss, Centro de Agroecología, Agua y Resistencia, CAWR, Reino Unido

 

Claire Lamine, socióloga

 

Jessica Duncan, Sociología Rural, Universidad de Wageningen